The Eyelash Curler Toss

8:00



Los rizadores de pestañas vuelven a estar de moda tras años de olvido. Fue un utensilio de belleza que no se me habría ocurrido utilizar— porque si algo tengo son las pestañas largas y rizadas de forma natural—, pero tanto había leído sobre este curioso aparatito que decidí hacerme con uno.

Como os podréis imaginar, lo compré sin muchas expectativas de obtener buenos resultados, por lo que tras barajas varias opciones, decidí no invertir demasiado y me hice com uno muy sencillo en color negro, que creo recordar no superaba los tres euros e incluía gomitas de recambio. Sin embargo, estoy tan contenta con los resultados que ahora lo uso prácticamente a diario, aunque no lleve maquillaje ni me ponga máscara de pestañas.

Al principio, tenía miedo de que mis pestañas se quedasen atrapadas en la pinza, o que poco a poco me las fuese arrancando... Afortunadamente, nada de esto a ocurrido, ¡sino todo lo contrario! Soy muy complicada para escoger una máscara de pestañas, porque siempre que las utilizo me veo las pestañas demasiado artificales y largas... Muy pocas me dejan las pestañas naturales, por lo que rizarme las pestañas durante un par de segundos y prescindir de las máscaras de pestañas es una solución ideal para mi día a día (aunque lo he utilizado alguna vez con máscara de pestañas para marcar más la mirada y conseguir un efecto más intenso en ocasiones especiales y también me ha ido muy bien).

¿Mis consejos para escoger un buen rizador? Asegurarse que tenga almohadita de goma en la parte inferior y superior de la pinza, para evitar arrancar o quebrar las pestañas. Muchos rizadores vienen con recambios de gomitas o se pueden comprar por separado, así que es genial para poder cambiarlas cuando se estropeen sin necesidad de comprar un rizador nuevo. Además, recomendaría que fuese de un tamaño acorde a nuestro ojo, ni mucho más grande ni más pequeño, para poder trabajar todas las pestañas de una sola vez.

Te puede interesar

6 comentarios

  1. Siempre me ha parecido muy curioso este articulo. Un beso.
    www.mivestidoazul.com

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo uno en casa pero la verdad es que lo tengo abandonado en el cajón jeje. Un saludo y feliz finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasó lo mismo cuando lo compré, pero hace seis meses que lo gasto y me encanta :)

      Eliminar
  3. Me compre una hace unos años y la aparté por la pereza que me daba hacer el "proceso" cada día pero, desde hace unos menos, la rescaté y ahora mismo es un pasi indispensable en mi rutina de maquillaje, ¡da unos resultados geniales! Lo que más me gusta es que me permite acabar esas máscaras de pestañas que había dejado abandonadas porque no daban buenos resultados y usando el rizador previa, y a veces, posteriormente al producto y el resultado es genial! Así que sí, el rizador es una buena inversión (y eso que ya suelen ser baratos).
    Un besazo!

    http://pausplace.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón, Paula: gracias al rizador las máscaras de pestaña normalitas mejoran muchísimo.

      Un beso :)

      Eliminar

¡Gracias por comentar!

Thanks for your comment!

Subscribe